La CEC exige al Gobierno que reconsidere su postura en la negociación de extensión de los ERTEs y apoya totalmente a la CEOE en su defensa del sector del comercio
 
El comercio es uno de los sectores con mayor número de trabajadores acogidos al ERTE, superando las 107.000 personas entre comercio al por mayor y al por menor.
 
La CEC alerta de que una probable sectorialización de los ERTEs no solo supondría un ataque frontal contra la actividad, el empleo y las empresas del comercio sino también contra otros muchos sectores de la economía sobre los que el comercio ejerce un efecto arrastre
 
Madrid, 25 de septiembre de 2020 -. La Confederación Española de Comercio (CEC) muestra su total apoyo a la CEOE en su decisión de rechazar la voluntad del Gobierno de excluir de la negociación de los nuevos ERTEs a todas aquellas actividades que no estén vinculadas al turismo, lo que dejaría desprotegidos a sectores tan importantes para la economía española como son el comercio y la hostelería.
El sector del comercio, no solo supone buena parte de la riqueza y empleo en España (concentra 3,2 millones de empleos y el 13% del PIB nacional), sino que, además, es también uno de los sectores con mayor número de trabajadores acogidos al ERTE, superando los 107.000 personas, entre comercio al por mayor y al por menor, según las ultimas cifras del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones publicadas a cierre de agosto.
En la situación actual, con los Índices de Confianza del Consumidor registrando desplomes históricos y la desmesurada caída del consumo que ha provocado una caída de facturación acumulada del 50%, urge aplicar medidas de apoyo al sector; lo contrario significaría poner en grave riesgo de desaparición al modelo comercial español al completo, con la consecuente pérdida de empleo y la destrucción del tejido productivo, fundamental para la recuperación económica del país.
Además, la sectorialización de los ERTEs, no solo supondría un ataque frontal contra la actividad, el mantenimiento del empleo y contra las empresas del sector del comercio sino también contra otros muchos sectores de la economía, sobre los que el comercio ejerce un efecto arrastre con una gran incidencia en términos de empleo y actividad.
La CEC considera que en un momento en el que las pymes y autónomos del sector están intentando recuperar la actividad, que hasta ahora ha sido prácticamente nula, sobre todo para algunos subsectores como equipamiento de la persona, ocio y cultura, forzarles ahora a asumir el coste de la finalización de estos ERTE pondría en riesgo la continuidad del 50% del sector, lo que se traduciría en la desaparición de casi 250.000 establecimientos y 600.000 puestos de trabajo.
Por todo ello, además, la CEC urge al Ejecutivo a adoptar también medidas específicas en apoyo a los autónomos del sector y a tomar una decisión lo antes posible sobre la el problema de los alquileres comerciales, que está asfixiando a los pequeños negocios.
Medidas de apoyo fiscal y financiero que garanticen la liquidez a los comercios, el aplazamiento del pago de la deuda tributaria y condonación del pago de tributos, la reducción drástica del recargo de equivalencia o garantizar las mismas normas de funcionamiento para todos los operadores de comercio con independencia de que el canal de venta sea offline u online, son otras de las medidas inmediatas que solicita el sector.
A %d blogueros les gusta esto: