La Confederació d´Empresaris del Comerç, Servicis i Autònoms de la Comunitat Valenciana, CONFECOMERÇ CV respecto a las nuevas medidas, anunciadas por el President de la Generalitat y la consellera de Sanidad destaca que son restricciones “muy duras” y la “puntilla” para un pequeño comercio que cumple estrictamente con todas las medidas de seguridad y que en toda esta crisis ha demostrado tener un comportamiento ejemplar. La patronal destaca que las medidas no contribuyen a aliviar la grave situación sanitaria, dado que en los comercios no es donde se producen los contagios, y acrecienta la delicada situación económica por la que atraviesan los pequeños negocios.

Desde la patronal autonómica se apunta a que el gobierno debe ser consecuente y tras la aprobación de estas restricciones trazar una hoja de ruta que contemple ayudas y actuaciones directas para poder salvaguardar la continuidad de la actividad del pequeño comercio de la Comunitat Valenciana, que no ha sido incluido, pese a ser un sector afectado, en ningún plan de rescate, como otros sectores, lo que supone un agravio, siendo necesario medidas compensatorias para poder hacer frente a estas limitaciones que representan un grave perjuicio para el desarrollo de su actividad.

El comercio de proximidad es uno de los sectores que viene sufriendo el impacto de las medidas para contener la propagación del virus, impactando de lleno en su actividad diaria, con limitaciones cada vez más restrictivas de aforo, en pleno inicio de campaña de rebajas, y ahora con limitación de su horario comercial, sin haber adoptado acciones que puedan enmendar estas circunstancias y que vayan dirigidas directamente al sector para paliar este perjuicio.

En este sentido, la Confederación insta a la Generalitat a que se tomen medidas urgentes para poder revitalizar aquellos comercios gravemente afectados, que arrastran caídas de hasta el 60% de facturación, principalmente los comercios de equipamiento personal, y que representan en la Comunitat Valenciana el 45% del tejido empresarial de pymes, micropymes y autónomos del comercio autonómico, pero también otras actividades comerciales.

Desde el confinamiento el pequeño comercio, principalmente el de equipamiento personal no se ha recuperado y muchos tenían puestas las esperanzas en la campaña de Navidad y rebajas, no tanto para recuperar sino para poder mantenerse, pero las cifras de Navidad han caído de media un 25% y la campaña de rebajas, condicionada por la tercera ola, el débil consumo, la situación de incertidumbre, y las nuevas restricciones echan por tierra un período de incentivo comercial.  Junto a los comercios de equipamiento comercial se suman otros con gran afectación que se encuentran en una situación verdaderamente complicada.

El presidente de Confecomerç CV, Rafael Torres ha asegurado que “no se debería de dejar a ningún sector atrás, debiendo adoptar medidas que puedan contener estas restricciones y que permitan mantener a un formato tan prioritario para la economía local como es el comercio de proximidad. La limitación de aforo del 30%, sumado a este cierre a las 18 horas supone para un pequeño establecimiento un fuerte freno a su actividad, que va a ser difícil que se pueda recuperar toda esa pérdida de comercio de proximidad tan necesario para la ciudadanía, si no se actúa de forma rápida.

cierre a las 18 horas_21 enero 2020

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: