La Confederació del Comerç, Servicis i Autònoms de la Comunitat Valenciana (CONFECOMERÇ CV) considera vital que la Generalitat acelere el procedimiento para la asignación de fondos tras la firma del convenio con el Gobierno por el que se transferiría los 647 millones para ayudas directas.

Confecomerç ya trasladó al Gabinete de Presidencia de la Generalitat y a la Conselleria de Economía, la necesidad de incluir en el paquete de ayudas Cnae´s de comercio que no estaban contemplados en el borrador del Real Decreto, elaborado por el Ministerio, y a su vez, también elevó la necesidad de ampliar los criterios de acceso a las ayudas directas.

El gobierno central plantea en su Real Decreto como requisito para optar a las ayudas tener una caída de facturación superior al 30% en el 2020 con respecto al ejercicio 2019. Desde Confecomerç, solicitamos a la Generalitat que incorpore otro parámetro, que mida la viabilidad empresarial. Consideramos que la viabilidad empresarial no se puede medir únicamente por el volumen de facturación, por lo que pedimos que se recoja también la entrada en pérdidas de las empresas por el impacto de la pandemia, ya que después de tantos meses de crisis se registra un aumento del riesgo de deterioro significativo de los balances de las empresas y un aumento del sobreendeudamiento, hecho que lastra enormemente la recuperación para un gran número de comercios. 

Aplicar como único criterio de acceso a las ayudas la caída de la facturación de más de un 30%, sin tener en cuenta la viabilidad empresarial, supondría dejar a una gran cantidad de empresas que son viables, y que se están enfrentando a problemas de deterioro patrimonial, cuando sus comercios son económicamente viables y eran rentables antes de la pandemia. 

Somos conscientes de que las ayudas no pueden cubrir las necesidades de todo el comercio, pero al menos deberían aliviar aquellos que tiene un impacto muy altoEl presidente de Confecomerç CV, Rafael Torres ha señalado que “en la Comunitat Valenciana ya se han puesto en marcha planes de ayudas para diferentes actividades que lo necesitaban (hostelería, ocio, cultura, artesanía, taxi, etc), siendo el comercio el único que no cuenta con un Plan de Ayudas concretocuando es uno de los sectores que más está acusando el impacto de la pandemia”. 

En este sentido, Torres ha señalado que “sería de recibo que los 647 millones transferidos a la Comunidad Valenciana se destine una dotación económica concreta, solo para comercio, proporcionalmente al número de empresas y autónomos afectados, bien sea a través del procedimiento para la designación de las ayudas o bien priorizando las mismas a pymes y autónomos del comercio”. El sector necesita que se abra cuanto antes una línea que ayude a compensar el grave impacto que generan las restricciones y que impide el desarrollo normal de la actividad comercial, teniendo el comercio la obligación de asumir cada día unos gastos fijos que hace que para muchos resulte insostenible la situación actual.  

La patronal autonómica destaca que en un inicio los fondos previstos por el ejecutivo tenían unas directrices comunes para todas las Comunidades a la hora de que las empresas pudieran optar a esos fondos, pero que finalmente, tras las reivindicaciones elevadas desde Confecomerç, junto al resto de organizaciones de las comunidades autónomas que pertenecemos a CEC y Cepyme se ha reorientado. 

Es por ello que desde Confecomerç pedimos que dado que “el tiempo apremia” se establezcan los mecanismos necesarios y más eficaces para que las ayudas lleguen cuanto antes al sector, ya que está en juego la supervivencia de cerca de 20.000 pymes y autónomos de comercio la Comunitat Valenciana, que si caen y cierran será difícil poder recuperarlas.

Valoración Confecomerç nuevas medidas del Consell

Respecto a las nuevas medidas, anunciadas por el Consell, el presidente de Confecomerç, Rafael Torres ha destacado que “el pequeño comercio valora muy positivamente esta decisión “pues va a permitir que se genere más actividad en especial en la hostelería y que por tanto se pueda rescatar al personal de los Erte´s, que los negocios se reactiven, que se genere riqueza y empleo, porque es absolutamente prioritario tras llevar un año con restricciones severas de la actividad”.

“El pequeño comercio y la hostelería va a notar en positivo estas nuevas medidas, que suponen un paso adelante, con un horario que se extiende a las 22 horas, permitiendo dotar de mayor dinamismo a nuestros entornos, lo que sin duda va a repercutir en una mejora para todos. Como siempre pedimos responsabilidad para lograr que a partir del 9 de mayo podamos volver casi a una normalidad de la actividad, que junto con la vacunación son la mejor noticia”, ha asegurado Torres.

Desde Confecomerç también aplaudimos la decisión del Consell que contempla en la resolución de la Generalitat publicada hoy la ampliación del aforo del 50% al 75% para el comercio, una medida que favorece ese tránsito hacia una cierta normalidad. Esta decisión supone un poco más de alivio para el pequeño comercio, dentro de las restricciones que venía arrastrando y más margen para el desarrollo de su actividad. Estamos ante una gran noticia, que junto con la ampliación del horario que repercutirá en la hostelería esperemos tenga un impacto positivo en el sector, lo que dará  cierto oxígeno para el impulso y para la reactivación de la economía.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
%d bloggers like this: